Corrientes artísticas francesas del Siglo XX

Siglo XX 

En la primera década del siglo, nacen en París el fauvismo y el cubismo.

 

Fauvismo 

 

Aunque había ejemplos ya desde 1903, el fauvismo es un movimiento que se desarrolló en torno al año 1905, cuando una serie de artistas, agrupados en torno a Matisse, se presentan en el "Salón de otoño de 1905". A pesar del escándalo, volvieron a reunirse en el "Salón de los independientes" en 1906. Hacia 1908 el grupo está disuelto, siguiendo cada artista su propia trayectoria.

Su figura más importante es Matisse (1869-1954), del que puede citarse su obra Interior en rojo. Otros autores destacados son Albert Marquet (1875-1947), Manguin y Comoin. A este grupo se añaden con posterioridad Derain (1880-1954, Puerto en Collioure, Maurice Vlaminck (1876-1958) y una serie de pintores provenientes de Le Havre: Othon Friesz, Raoul Dufy y Georges Braque.

 

Cubismo

 
Hombre sentado, de Roger de la Fresnaye, 1914Entre 1907 y 1914 se desarrolla el Cubismo, movimiento artístico que tuvo como principales fundadores al español Pablo Picasso y al francés Georges Braque. El cubismo trata las formas de la naturaleza por medio de figuras geométricas, representando todas las partes de un objeto en un mismo plano. Es considerada la primera vanguardia ya que rompe con el último estatuto renacentista vigente a principios del siglo XX, la perspectiva. Hace su primera aparición colectiva en el Salón de Independientes de 1911.

Braque se aparta de su inicial afección al fauvismo para lanzarse, tras conocer la obra de Picasso, al cubismo. Otros pintores que difundieron el cubismo fueron: Albert Gleizes (1891-1953), Jean Metzinger (1883-1956), Roger de la Fresnaye (1885-1925) y Fernand Léger (1881-1955).

Derivados del cubismo son otros movimientos artísticos menores, como el "purismo" de Charles Edouard Jeanneret (1887-1966) y Amédée Ozenfant (1886-1966) y el "orfismo" lanzado desde 1912 por obra de Robert Delaunay y Frantisek Kupka, ya prenamente abstractos.

 

Abstracción

 

Dentro del arte abstracto Robert Delaunay elaboró, desde

1912, a partir de las teorías de Chevreul sobre el contraste simultáneo de los colores, sus ventanas y sus primeras formas circulares cósmicas abstractas, mientras que František Kupka exponía en el Salón de Otoño de 1912 Amorfa, fuga de dos colores y en 1913 Planos verticales azules y rojos.

La abstracción de Fernand Léger (Contrastes de forme, 1913-1914) y la de Picabia (Udnie, 1913) utilizaron formas cubistas sin renunciar a la intensidad cromática.

En paralelo a la abstracción constructivista se desarrolló una abstracción llamada biomórfica, que nació de las formas creadas por Jean Arp a finales de la década de 1910.

 

 

Período de entreguerras 

 

En el período de entreguerras París sigue siendo centro de atracción de artistas venidos de otros lugares. Pero pierde protagonismo como centro creador de nuevas tendencias. Así, van surgiendo en otros lugares tendencias como el futurismo (Italia), el expresionismo (Alemania), el constructivismo (la URSS) o el neoplasticismo (Países Bajos).

 

 

El movimiento Dada

 

se inicia por Tristan Tzara en 1916, y relacionado con él surge el surrealismo, movimiento creado en Francia. Sin embargo, muchos de sus principales representantes son extranjeros, como los españoles Joan Miró y Salvador Dalí. El propio Max Ernst es un pintor alemán nacionalizado francés. Aunque francés de nacimiento, Marcel Duchamp (1887-1968), quien encarna lo más valioso del dadaísmo neoyorkino de origen europeo.

La pintura surrealista aparece en escena desde la exposición de 1925 en la Galería Pierre. Dentro de los surrealistas abstractos puede citarse a Andrés Masson e Yves Tanguy.

Como una tendencia artística "menor" del primer tercio de siglo puede citarse el auge del cartel. Siguiendo la línea de Henri de Toulouse-Lautrec, Jules Chéret (1836-1933) es el primero en producir sistemáticamente, desde 1866, grandes carteles litográficos en color. Más adelante, Cassandre (1901-1968) asume el lenguaje formal del constructivismo para crear unos carteles poéticos (Etoile du Nord, 1927; Dubo-Dubon-Dubonnet, 1934).

Dentro del expresionismo pueden encontrarse dos pintores franceses: Georges Rouault (1871-1958) y Jules Pascin (1885-1930).

 

Tendencias posteriores a la SGM 

 

Tras la segunda guerra mundial, París pierde definitivamente su carácter de centro de creación artística. Hay pintores en los distintos movimientos artísticos originados y difundidos en otros lugares del mundo.

El manifiesto del arte concreto, que publicó Theo van Doesburg en París en 1930, dio lugar a la tendencia del mismo nombre que tuvo un gran desarrollo en Suiza con Max Bill y de Richard Paul Lose, en Francia con François Morellet, y en todas las formas de arte sistemático nacidas después de la guerra. Estas tendencias entraron entonces en competencia con las diversas corrientes tachistas y gestuales (Jean Bazaine, Alfred Manessier, Pierre Soulages y Georges Mathieu, entre otros) que el crítico Michel Tapié reagrupó bajo la denominación de arte informal.

Georges Mathieu, que presenta cierta afinidad con Pollock, puede citarse dentro de las tendencias informalistas y matéricas. Henri Michaux, con telas de manchas vibrantes y dibujos con graffiti; y Jean Fautrier usa de procedimientos mixtos que lo acercan a la pintura matérica.

El final de la década de 1960 vivió el desarrollo de una abstracción centrada en el análisis de sus propios componentes, con los grupos BMPT y Support(s)-Surface(s).

Hacia 1960, como una reacción contra el informalismo predominante durante los años 1950, surge una neofiguración en todo el mundo. Junto a Francis Bacon, el gran representante de esta tendencia es Jean Dubuffet, creador del "art brut".

Entre los artistas que, sin ser específicamente fotorrealistas, han utilizado la fotografía como medio de expresar la realidad está el francés Christian Boltanski, quien utiliza fotos de álbumes familiares de otras personas que según sus propias palabras, serían, tras haber fallecido, la prueba de su existencia